Sapiens

Las mujeres siempre han estado. De hecho, en algún punto debieron ser el inicio. Sin las mujeres la humanidad no existiría, sin las mujeres la humanidad se extinguiría. Igual que sin los hombres, exactamente igual. En 2020 la técnica permite muchas innovaciones reproductivas, pero todas han sido desarrolladas por hombres y mujeres. La pregunta es ¿por qué en la casi totalidad de las culturas humanas existe desigualdad en el trato entre hombres y mujeres? 

Harari en su elocuente Sapiens afirma que no se sabe en qué momento de la prehistoria nació el patriarcado, lo único cierto es que es “ahora” cuando se está empezando a reclamar la igualdad entre géneros en la historia de la humanidad. Hay una película francesa que refleja extraordinariamente bien el momento presente en el que nos encontramos, se titula Je ne suis pas un homme facile y está dirigida por Éléonore Pourriat.  

Lo bueno de leer Sapiens es que se toma perspectiva, se dejan las prisas y se mira el mundo de otra manera. El tiempo de la humanidad no es el tiempo de una mujer, es el tiempo de todas las mujeres. Cambiar la mentalidad depende del tiempo de todas las mujeres y por eso con Sapiens cambia la dimensión y la evaluación del ahora. Las mujeres siempre han estado, siempre han tratado de igualarse con los hombres. Incluso los hombres las han considerado iguales y hasta superiores en ocasiones. No todos, no en un número mayoritario, pero el camino está desbrozado, nos lleva acompañando mucho tiempo, solo es necesario volverse a mirar. Eso es lo que queremos hacer aquí. Volvernos a mirar. Volvernos a leer, volvernos a ver. A todas, pero especialmente a las corrientes, a las sin nombre, a las de abajo. A las chicas que nos sirven de alfombra de flores a las protestonas de hoy. Ellas son: las mujeres de mi vida

Si tienes lápiz, bolígrafo o teclado, tienes un superpoder.